Los 5 mitos de la carne roja que debes dejar de creer

0
578
Los 5 mitos de la carne roja que debes dejar de creer

¿Quién no aceptaría comerse un Ribeyesito o una Arrachera acompañada de papitas asadas al carbón y la tradicional salsita picosa?

 

Aunque suene dificil de aceptar, existen muchas personas que no aceptarían comen carne roja y no es por ser veganos, sino por los mitos de la carne roja que han existido por años.

 

Pero no se preocupen, el día de hoy vamos a contar la verdad sobre los más comunes.

 

Te puede interesar: Esta es la cantidad de cheve que consumen los mexicanos

Mitos de la carne roja

1.- La carne roja engorda

Los 5 mitos de la carne roja que debes dejar de creer

 

Las proteínas presentes en las carnes rojas tienen la propiedad de aumentar la velocidad del metabolismo, quemando más calorías. Además, una dieta rica en proteínas hace que nos sintamos satisfechos y por ende comamos menos.

2.- Comer carnes rojas aumenta las posibilidades de padecer diabetes

Los 5 mitos de la carne roja que debes dejar de creer

 

Varios estudios científicos han demostrado que no hay relación entre el consumo de carnes rojas y estas enfermedades. Si podría haber una relación en las carnes procesadas, ya que por lo general están llenos de químicos poco sanos.

3.- Las personas no necesitamos comer carne

Los 5 mitos de la carne roja que debes dejar de creer

 

Esto es falso, la carne contiene una gran variedad de nutrientes y es fuente de vitaminas y proteínas que son difíciles de encontrar en otras comidas.

4.- La carne roja se pudre en el colón

 

Hay muchas personas que prefieren no consumir carnes rojas ya que creen que no se digieren de forma adecuada en el estómago. Eso es falso, las carnes rojas son atacadas por las enzimas y ácidos estomacales, descomponiéndolas por completo y lo que pasa por el colón son desechos igual que otros alimentos.

5.- Los humanos no fuimos diseñados para comer carne

Los 5 mitos de la carne roja que debes dejar de creer

 

De hecho, los humanos han estado comiendo carne desde que comenzaron a cazar y su consumo fue en aumento. El cuerpo humano está más que preparado para comer carne; basta con ver nuestra dentadura, ¿sí o no, raza?

 

Te puede interesar: Sorprende a tu raza con un trompito mamón

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí