El dia que conocimos a Mario Castillejos y nos enseñó una valiosa lección

Tuvimos el placer de charlar con el gran periodista, quien nos dio una emotiva plática sobre la importancia de la ética periodística.

0
741
El dia que conocimos a Mario Castillejos y nos enseñó una valiosa lección

Esta mañana recibimos la lamentable noticia del fallecimiento de nuestro compadre Mario Castillejos, tras sufrir un paro cardiaco durante la madrugada. Fue un gran periodista, comentarista y editorialista regiomontano en el mundo de los deportes.
 

 
En febrero tuvimos el gusto de invitarlo a nuestra carnita asada, donde platicamos de su trayectoria como periodista deportivo y de sus más destacadas polémicas que le han dejaron grandes lecciones no solo en el mundo periodístico, sino también en su vida personal.
 
La pelea más reciente de Mario Castillejos ocurrió contra el equipo de sus amores, el Club de Fútbol Monterrey.
 
Desde su punto de vista, Castillejos señalaba como un acto “fascista” el hecho de que un club discriminará a su equipo rival.
 
Esto ocurre previo a un Clásico Regio en el que Rayados decidió que la afición de Tigres no podía ingresar al estadio portando playera amarilla.
 
Mario nos contó que esto era absurdo, pues es derecho básico de cualquier ciudadano acudir a un espectáculo al que pagó su boleto, sin discriminación ni distinción.
 
Más aún, denominaba clasista el hecho de declarar que los que acudan a los palcos VIP sí podían usar la camisa, clasificando a todo un público, que eran los fans tigres, como aficionados violentos o “de alto riesgo”, pero los que eran ricos, no.
 
“No puedes garantizar la integridad prohibiendo la entrada”, nos dijo Mario. La integridad, para él, venía desde tener los filtros de seguridad necesarios para que no ocurran accidentes. Esa era la intención de una institución, y no prohibir el paso a los visitantes.
 
El dia que conocimos a Mario Castillejos y nos enseñó una valiosa lección
 
Es ahí donde Castillejos nos dijo sobre la importancia de la ética periodística y alzarse con la verdad que cree uno pese a las críticas. El club lo censuró, pero Mario siguió firme en su verdad.
 
“Me puedo equivocar en la crítica, porque soy humano. Pero tengo el derecho ganado desde que nací de poder criticar. Eso no me hace ni más ni menos ante los ojos de nadie.
 
Pero de ahí a que se tomen acciones determinantes ya es brincar a un terreno que no se vale”, nos dijo Mario.
 
Tanto fue el peso de las palabras de Mario, que acudieron las autoridades federales y la misma Profeco le dio la razón, prohibiendo las medidas del club.
 
“Para mi que digan verdades sustentadas. Una verdad, la única manera que puedes comprobar que es verdad, es que se ha documentado”.
 
Esa fue la más grande lección, saber que la verdad periodística requiere: objetividad, hechos documentados y neutralidad. Gracias Mario por darnos de tu tiempo y compartirnos esta lección, QDEP.
 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí